extendo_datadriven_medicina
enfoque-data-driven-medicina

El enfoque Data Driven en la medicina actual

De la nada comenzó la tos y un fuerte dolor de garganta. Unos minutos después, el primer indicio de temperatura elevada. Esto fue suficiente para activar su smartwatch y que mandara una alerta al hospital. Minutos después los paramédicos llegaron por él y ya tenían los datos de signos vitales: presión arterial, ritmo cardiaco, , tipo de sangre, saturación de oxígeno y como bonus la disponibilidad de camas en los hospitales a 5 kilómetros a la redonda.

Qué dicha sería poder decir que el supuesto anterior es un caso real pero hasta ahora sigue siendo parte ficción pero no estamos muy lejos de lograrlo.

Hoy más que nunca, los datos están generando insights para mejorar y modernizar el mundo de la medicina. De hecho, el enfoque data driven, o basado en datos está impulsando innovaciones en la industria de la salud como la robótica, el diagnóstico remoto o como es claro ahora, a combatir una pandemia con el acceso en tiempo real a información mundial y que permite tomar decisiones a tiempo.

Un ejemplo muy claro de la aplicación del enfoque data driven es el Hospital Infantil de Miami. Cuenta con cabinas aisladas que miden la temperatura, signos vitales y hasta radiografías, para que los médicos tengan la opción de ofrecer una consul­ta a distancia vinculada a una actividad lúdica, explicando a los pequeños juegos sencillos en qué consistirá su tratamiento y/o convalecencia en el hospital.

Otras empresas como Siemens ya han puesto en práctica el término de las “smartbeds” que cuentan con un monitoreo inteligente, siendo capaces de identificar el momento en que el paciente duerme, se levanta, permanece en la cama o está desocupada. Cuentan además con un ajuste automático para nivelar el tipo de soporte que necesita el paciente, la presión o la postura, sin necesidad de llamar a la enfermera cada 5 segundos.

Automatizando la atención con Machine Learning con enfoque data driven

Las compañías y los pacientes se han dado cuenta de la importancia de contar con repositorios adecuados de información médica y su respectiva interrelación en un ecosistema digital. De acuerdo con las previsiones de IDC, en 2025 habrá 41.600 millones de dispositivos conectados al Internet of Things (IoT) que generarán 79,4 Zettabytes de datos. La pregunta clave en este momento, es ¿cómo podremos gestionar esa información? La respuesta a esto es que sólo a través del uso de Machine learning y Blockchain se puede garantizar una eficiente gestión y seguridad en el manejo de estos datos.

Pensemos en un bot como ejemplo de Machine Learning. Estos “bots” se alimentan de la información que proporciona el usuario y pueden brindar una orientación “básica” derivada de la información que se comparta. Por ejemplo, en lugar de utilizar un “tamiz” para detectar el SARS-Cov2, se podría utilizar una app que diagnostique el estado del paciente y dependiendo de la severidad, llamar una ambulancia o mostrar los hospitales más cercanos, registrando claro, los datos para información estadística y de seguimiento.

Otro ejemplo es un smartwatch que registra información de una condición específica y el bot apoyado en estos datos extraídos dará ciertas notificaciones que permitan la interacción. Puede ser desde recordar al usuario la toma de medicamentos o agendar citas médicas. Cualquiera esta información se almacenaría en la nube y su posterior análisis se optimiza con una reducción en el traḿite de ingreso a hospitales o búsqueda de expedientes.

Aplicación de Blockchain en el mundo médico

Blockchain literalmente se define como una cadena de bloques y normalmente se asocia con temas de criptomonedas, cuando esto es sólo una de sus aplicaciones. El punto medular en este tema es que cada bloque debe almacenar una cantidad específica de registros válidos; información inherente a ese bloque y en especial un link que lo comunique con el bloque anterior y el bloque siguiente.Es una especie de ID o firma única para cada bloque.

Estas cadenas ya están siendo aprovechadas por los especialistas médicos y tenemos brillantes ejemplos de ello. Pocos saben pero FLETA en Corea del Sur, desarrolló una plataforma tan robusta de blockchain que fue clave en la manera de controlar el primer indicio del brote durante esta pandemia. Con una gestión de datos única entrelazada para determinar los casos, contagios por contacto y zona geográfica, ayudó al gobierno a tomar medidas para monitorear y asistir oportunamente a los infectados por el virus. Lo mejor de esta plataforma es que sus datos están descentralizados y son de acceso libre para investigadores, médicos, organismos públicos o cualquiera que lo requiera utilizar.

México hizo lo propio con una plataforma de nombre “Prescrypto” que permite utilizar las conexiones para crear expedientes clínicos, historial del paciente, elaborar recetas médicas y en particular controlar vía remota la evolución del paciente desde cualquier lugar.

Actualmente pensamos en que la temperatura, el dolor de cabeza y garganta son signos claros del comienzo de una fea enfermedad, llevándonos a buscar de manera incesante un remedio eficiente. Aplicando el Data Driven a este mismo caso, el mensaje es incuestionable:estará previniendo ANTES que empeore esa enfermedad. ¿Por qué? Porque conoceremos de antemano aquello que se tiene que cambiar para que no suceda y si pasa, contaremos con toda la información en cuestión de segundos para asignar una cama, elaborar diagnósticos, generar tratamientos personalizados y mejorar las tasas de supervivencia.

Actualmente el mundo médico y el mar de datos que día a día genera, carecen de análisis y su repositorio adecuado. La prioridad de empresas de tecnología, autoridades y entidades privadas debería ser darle orden y estructura a la información que tenemos disponible para después vincularla a los wearables y tener un panorama completo. No caigamos en el error de visualizar esta necesidad como un proyecto a largo plazo, esto debe ser visto como una acción inmediata capaz de elaborarse con la mayor celeridad posible ya que la pandemia nos ha demostrado lo poco preparados que estamos.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email